Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘lecturas’ Category

Nunca he vivido el fin de curso como un demorado crepúsculo de verano, más bien me sepulta como un alud. Y ya siento en ruido frío del desprendimiento sobre mi nuca… Sea como fuere, y con fuerzas más bien escasas, voy cerrando algunos flecos. Después del jugueteo motivador, un power de síntesis sobre la obra de Calderón. Había que llevar a los personajes a Polonia (tiene su gracia explicarlo cuando una de tus alumnas es polaca). Debo aclarar que me he servido, entre otros materiales, del contenido de una presentación alojada en Materiales de lengua (no sé bien si de Lu o de otra persona); la información que allí se ofrece es muy exhaustiva. Me pareció que no sería ocioso complementar aquella con esta propuesta más visual y adelgazada de información.


Hacía tiempo que no visitaba La vida es sueño. Se propuso por el departamento como lectura de 1º de Bachillerato (con la aquiescencia de mi callado escepticismo). No ha resultado. Los chicos no han podido con ella; sólo una lectura muy asistida en clase ha conseguido aproximársela. En fin… el endemoniado asunto de qué hacer con los clásicos, dónde situarlos para que sean apreciados y no devasten la frágil planta de los lectores en ciernes. Y es que el teatro en verso tiene su aquel.

Para una fase de iniciación (periodo de la ESO), se me ocurre el modelo de los Cuentos de Shakespeare, versión en prosa de sus obras realizada por el matrimonio Lamb, Charles y Mary, en plena época romántica. Ya entonces pensaban en acercar la obra de su clásico por antonomasia a los lectores más jóvenes. Algo parecido intentó el compañero Enrique Galé Casajús con Cuentos del teatro clásico, ed. Alcaraván (no conozco referencia web de la editorial). El libro incluye obras de Tirso, Lope y Calderón.  El caso es seguir intentándolo, por activa o por pasiva…  seguir intentándolo, como Sísifo, claro.

Por si a alguien le fuera de utilidad puede descargarse la presentación. La vida es sueño.

Read Full Post »

Si cada blogger hubiera de identificar su nave con el emblema de un animal, el mío sería la tortuga. Uno es lento de reacciones. Y al paso del tiempo se le vienen al magín algunas de las entradas que ha leído. Así, andaba pensando alguna actividad para el aula de inmersión y he recordado una  de A pie de aula en la que Lu -siempre en el carajo de la vela- avisaba sobre algunas de las posibilidades didácticas de los vídeos del programa Camera café (T5) almacenados en territorio Youtube. Como la tarde languidece y anda uno sumido en esplín perezoso, allí me he ido a explorar. Y lo que suele suceder, que enrutado hacia las indias he recalado en las américas y esperando encontrar clavo he dado con la canela. El caso es que me ha divertido esta parodia del lenguaje teatral de nuestro Siglo de Oro y como uno anda enfrascado en La vida es sueño (tratando de hacerla digerible a 1º de Bac, vano empeño a la postre, una ilusión, un frenesí), no me ha parecido irreverente someter el código solemne al contraste del humor. A la postre, ¿no se desliza la disquisición  metafísica de Calderón  sobre los patines del ingenio verbal?

Mal, Polonia, recibes a un extranjero… (y aun peor si carece del sentido del humor).

Vodpod videos no longer available. from calamo.vodpod.com posted with vodpod

Read Full Post »

compasion.jpg

De la vibrante elegía que Héctor Abad Faciolince erige a la memoria de su padre, El olvido que seremos (Seix Barral, 2007), extraigo esta perla que ilumina la relación íntima entre imaginación y compasión:

La compasión es en buena medida, una cualidad de la imaginación: consiste en la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de imaginarse lo que sentiríamos en caso de estar padeciendo una situación análoga. Siempre me ha parecido que los despiadados carecen de imaginación literaria −esa capacidad que nos dan las grandes novelas de meternos en la piel de otros−, y son incapaces de ver que la vida da muchas vueltas y que el lugar del otro, en un momento dado, lo podríamos estar ocupando nosotros: en dolor pobreza, opresión, injusticia, tortura. (pág. 179)

Es verdad. Con el tiempo caen los oropeles. Las piruetas del ingenio semejan sombras de ejercicios bufos. Uno tiende a creer que el valor último de la literatura –extravagante quimera de heridos y buscadores− reside en su capacidad para estimular las sinapsis neuronales propicias a la empatía.

Ya somos el olvido que seremos, primer endecasílabo de un soneto de Borges presta el título al libro (el padre del autor lo llevaba en el bolsillo el día de su asesinato).

(Excurso. Por una historia portátil de los testamentos literarios encontrados en los bolsillos).

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/thomashawk/343437824/

Read Full Post »

Por si alguien anda enredado con Las coplas de Jorge Manrique, reproduzco abajo un fragmedurero1.jpgnto de Humo de paja, pieza que abre el último poemario de Vicente Gallego, Si temierais morir (Tusquets).

ESTA vida, tan viva, tan segura,

¿dónde está sucediendo?

¿En qué mundo podría,

para siempre,

la flor que así se exhala,

en un traspiés,

caer de su sitial al negro cieno?

¿dónde van los amantes?

¿dónde el cuerpo que quiso y pudo tanto?

¿dónde yo cuando duermo,

dónde entonces la herida que en la noche

me tenía velando?

Con cuatro huesos juntos quiere el hombre

contarse entre lo sólido,

auparse y merecer, sacar ventaja

de todo y del amor.

Tomé del gran caudal

−era mi turno−

Lo mío y cuanto pude distraer.

¿Qué diré que poseo si esta vida

nos echa la ganancia en saco roto?

(continúa)

La comunión no puede ser más explícita (De comtemptu mundi, Ubi sunt, tempus fugit….) y hace innecesimages.jpgario todo comentario. Bien pensado, qué pocos son los motivos sobre los que se erige la tradición poética; ocurre a veces que el lenguaje es un velo; en otras ocasiones se carece de experiencia vital para comprender el sentido. En plena fanfarria hormonal adolescente, qué difícil nuestras vidas son los ríos. Me gusta Gallego, su clasicismo elegiaco. Ojalá su mirada no de la espalda al efímero milagro de la belleza del mundo. Delicuescencia como poética.

 

Read Full Post »

Tiempo de eslóganes

palabras11.jpgIntoxicados de palabras parecemos o perecemos (perdón por la tonta licencia). Antonio en sus días de asueto no consigue desconectar y se acuerda de Canetti, extraño personaje. Yo tampoco desconecto del todo aunque me gustaría mucho hacerlo en este tiempo plomizo de representaciones y de eslóganes.  

 Algunos pueblos se  imaginan a sus muertos o a cierto número de ellos como ejércitos en combate. Entre los celtas de las tierras altas escocesas, este ejército de muertos es designado con una palabra especial: sluagh. Esta palabra se traduce en inglés por ‘spirit-multitude’ o ‘multitud de espíritus’. El ejército de espíritus vuela en grandes nubes de un lado para otro, como los estorninos sobre la faz de la tierra. Siempre vuelven a los lugares de sus pecados terrenales. Con sus infalibles flechas envenenadas matan los gatos y los perros, ovejas y reses de hombres. Libran batallas en el aire como los hombres en la tierra. En las noches gélidas y claras, podemos oírlos y ver cómo sus ejércitos avanzan unos contra otros y se repliegan, se repliegan y vuelven a avanzar. Después de una batalla, su sangre tiñe de rojo farallones y rocas. La palabra gairm significa ‘grito, llamada’, y sluagh-gairm era el grito de guerra de los muertos. Más tarde se convirtió en la palabra slogan: el nombre que recibe el grito de guerra de nuestras masas modernas deriva de los ejércitos de muertos de las Tierras Altas.”

Masa y poder , pág. 41 . Ed. Galaxia Gutémberg. Traducción de Juan José del Solar 

¿De qué espectral ejército, de qué caverna  surgirán  algunas de las voces que golpean  estos días?

http://www.flickr.com/photos/anacoreta/508109058/

Read Full Post »

Ángel gonzález

Cuando alguien que me ha acompañando desaparece tiendo a replegarme, asisto remoto  a los plantos y homenajes, veo cómo la tribu entierra a los suyos mientras ojeo distraído titulares, desconfiado del incienso y de las efusiones,…  tan naturales por otra parte.  Retorno a sus versos con la incertidumbre de si me seguirán conmoviendo (a veces vuelves y resulta que eres otro,  y no reconoces el que fuera jardín de tus primeras citas; me sucede con muchos del 27).  Mantiene su vigor un epigrama materialista y antimetafísico como  ESO NO ES NADA:D

Si tuviésemos la fuerza suficiente /para apretar como es debido un trozo de madera,/ sólo nos quedaría entre las manos/ un poco de tierra. Y si tuviésemos más fuerza todavía/ para presionar con toda la dureza/ esa tierra, sólo nos quedaría/ entre las manos un poco de agua./ Y si fuese posible aún/ oprimir el agua,/ ya no nos quedaría entre las manos/ nada.

Certeza última que no impide contemplar la vigencia del mundo, su belleza , así en la oda PASTOR DE VIENTOS:

Pastor de vientos, desde/ los infinitos horizontes/ acuden los rebaños a tus manos./Seguro el porvenir, miras el ancho/ paisaje de colinas, esperando/la brisa que te traiga/aquel aroma dócil a tomillo/o el hondo olor a bosque del invierno./La lluvia viene luego, infatigable,/y se acuesta a tus pies formando charcos/que emigran hacia el cielo en el verano./Y por el aire bajan/pájaros y perfumes, hojas secas,/mil cosas/que tú dejas o guardas con mirada profunda./Cada día te trae una sorpresa,/y tu cantas,/ pastor,/cantas o silbas/a las altas estrellas también tuyas.

EsEste es el Ángel González que me gusta. Milagrosa  elegancia y acendrado buen gusto en quien, partiendo de  semejante desoladora certeza, quiso huir del moralismo, cantar a la belleza y vivir en la alegría.la alegría.

Read Full Post »

Crematorio, de Rafael Chirbes.

Mientras el cadáver de su hermano Matías espera a ser incinerado, Rubén Bertomeu arquitecto y promotor inmobiliario, plutócrata de nuevo cuño,  parece recoger a la interpelación balzaquiana sobre  el crimen  que subyace a toda fortuna:crematorio.jpg 

He pensado que seguramente sigue en sus tráficos con Guillem. Y también que capitalismo y cocaína tienen algo en común. Construcción y cocaína tienen mucho en común, además de algunas cuentas corrientes engordadas deprisa. La hiperactividad, el empeño por luchar contra el tiempo. Capitalismo y cocaína, este frenético no parar.

 En Crematorio, Chirbes se engolfa en el desafuero  urbanístico de los últimos lustros. El resultado es una obra calcinadora. Polvo y cenizas. Así,   el último destino del cadáver de su hermano; el  del paisaje de Misent (microcosmos levantino ideado construccion2.jpgpor el autor) arrasado por el hormigón;  así, la decrepitud de Brouard, antaño lúcido escritor ; los ideales arrumbados de una generación.  Esqueletos de caballos picassianos que remueven las palas excavadoras…, huella última del crimen. Apoteosis barroca, en definitiva. Crematorio arde en el clímax, pero ya en sus últimas novelas era preceptible un crescendo de  ferocidad. Leí en su momento Mimoum y le perdí la pista al autor. Años después, recalé en la Larga marcha y me conmovió; amarga epopeya de los vencidos. Pero  ya en las restantes entregas de la trilogía (La caída de Madrid y Los viejos amigos) el tono se envisca. Nada queda del aliento épico de  los perdedores . La traición, la renuncia a los ideales y el cinismo se adueñan de la escena en que se ha representado la historia de España de las últimas décadas.  

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »