Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘educación’

Vodpod videos no longer available. from calamo.vodpod.com posted with vodpod

 

Sesión de vídeo en el aula de español (aula de mis quebrantos). Visionamos Barrio de León de Aranoa. Los protagonistas asisten a una nueva epifanía: han perdido el último vagón y descubren el mundo de los excluidos en una vía fantasma del metro de Madrid. La música, maravillosa, redime a la secuencia de toda sordidez naturalista. Así las cosas, le entran a uno ganas de hablar:

– A veces la realidad esta oculta… – comento en plan Platón de andar por casa.- ¿Acaso no hay pobres en vuestras ciudades?

¡En Bucarest no pobres profesorrrr!- dicho sea con eco gutural.

¡¿Ah, no…?! –perplejidad.

– No profesorrrr, no pobres en Bucarest

– ¿…?

X es un chico de 13 años, todo vitalidad y con ganas de seguir los estudios, también enamorado, según confiesa. ¡Qué cosas! El caso es que uno no sabe qué decir, como tantas otras veces. ¿Vendrá mi perplejidad de algún estereotipo sobre lo rumano? Podría ser, nadie esta libre de las simplificaciones. ¿Estarán todos los rumanos pobres fuera de Rumanía, otra famélica legión, la de los rom que acampan en los extrarradios de nuestras ciudades? ¿O bien los expulsan fuera de su capital para presentarla impoluta ante una hipotética remesa de turistas?

Me temo que X es demasiado niño, en sus parques no había pobres, claro. Ojalá su futuro sea brillante, sin costra de  miseria. ¿No será mejor que vea las sombras del mundo con su vitalidad adolescente? ¿Qué beneficio le haría pensar de dónde viene, lo que hubo de todo aquello?

Anuncios

Read Full Post »

¡MÁS MADERA…!

Debate en (Re)paso de lengua, suscitado por una entrada (Viaje al fondo de la Logse) en la que Antonio glosa sagazmente un artículo de Muñoz Molina aparecido en Babelia (15-12-2007). Me puse a redactar un comentario, pero se me fue a esta entrada. Hela aquí.  

La literatura de Muñoz Molina me acompaña desde siempre. Su obra forma parte dceline21.jpge mi imaginario. No puedo referirme a él sino con el afecto debido. Sin embargo,  cada vez más, hay algo que me impide simpatizar con sus opiniones, sin dejar de reconocer lo mucho que de razonable hay en ellos. No sé…, ese tono de sermo moralizante  que activa mis alertas, el recurso al subrayado patético y  la hipérbole (“los comisarios políticos que han asolado la educación española”). Quien tanto nos ha alertado sobre los totalitarismos no debería usar esa terminología en vano. A la postre, todo desprende un tufillo de apocalipsis finisecular, a lamento regeneracionista. Es lo que tiene estar a caballo entre dos siglos. Convengamos en que todo lo exagerado tiene algo de inverosímil.

Es verdad que la jerigonza psicopedagógica tira para atrás, y que la infección se ha extendido a los textos legales,   pero no es menos cierto que, en la práctica, la renovación didáctica representa un porcentaje menor -por no decir que no guarda ninguna relación-  en el conjunto de las causas del fracaso del sistema educativo. Admitámoslo, las clases se imparten como siempre.  

Vaya por delante que  yo también  padezco el malestar docente (llevo unos días mu malito); y, como a muchos,  me hastía  la banalidad del discurso político al uso en temas de educación.  Pero, en mi modesta opinión, deberíamos dejar de lamernos la herida (por más que sea humanamente comprensible), organizarnos mejor en equipo y presionar a las administraciones para que impidan que los desequilibrios respecto a la educación concertada se agudicen y  para que adopten  medidas concretas (dejemos fuera toda esperanza: es ilusorio pensar en soluciones globales procedentes de otra ley orgánica ). Todos tenemos in mente alguna de las intervenciones sensatas que la situación requiere. Si tuviera que jerarquizar empezaría por estas:   

A. Incentivar las tutorías, especialmente las de primer ciclo y aquellas otras que ofrezcan un mayor grado de complejidad. Estoy hablando de pasta, de liberación de guardias, de formación en la gestión de grupos y de conflictos, etc… Digámoslo paladinamente, no todo el mundo se enfrenta a las mismas complejidades y esto debe ser reconocido.  No olvidemos, por otra parte,  que las disposiciones legales sobre repetición van a agudizar los conflictos en primer ciclo. Item más ¿cómo afectará la paulatina amortización de los compañeros maestros a la gestión de esta etapa? No auguro nada bueno. 

B. Regenerar los departamentos de orientación.  Ayudaría un sistema de acceso específico para estos puestos, con temarios y perfiles acordes a las necesidades.  Poner a disposición estas plazas a todo tipo de profesorado fue un  gran error y ejemplo meridiano de cómo el desarrollo de una normativa invalida los las disposiciones beneficiosas de una ley (vigencia de Romanones).  

 Baste por hoy, que a uno se le calientan las teclas y acaba pareciéndose más a un  arbitrista desatinado y perogrullesco que a un circunspecto profesor de lengua, que es lo que se supone que debería ser.

Read Full Post »

empalizada1.jpgVigilancia de recreo una vez a la semana. Otra vertiente de la educación, la custodia. Coincido con A.  El otoño es benigno, pero el cierzo lanza ya las primeras escaramuzas. En breve, ventisca siberiana, me temo. Utebo, corredor del Ebro. Cada año la faringitis, musgo maligno, comparece antes.  Paseamos. Los alumnos la saludan con afecto, confiados. “Los conozco a todos –me dice-; los llevo en el primer ciclo”.  Ella maneja la distancia perfecta: naturalidad, solvencia, el punto de afecto imprescindible. Por donde vamos se repiten los saludos. Junto a la cancha ramillete de inmigrantes. Soñado mito de la integración. Los del terreno se agavillan detrás de algún árbol. Pitos furtivos. “¡Coooo!”, se oye, entre empujones de oseznos. G. pelotea en la portería. A. me cuenta su historia : 

¾Llegó de su país hace unos años. Procedía  de un lugar pequeño. Carecía de pautas. Era parecido a un niño salvaje. La primera vez en la piscina, no daba crédito. “No pica”, fueron sus primeras palabras al emerger a la superficie tras la zambullida. “No pica”, repetía perplejo y feliz entre resoplidos. Toda la hora saliendo y zambulléndose. Era la primera vez que se bañaba en agua dulce… Es triste oír algunas opiniones que se cuestionan su presencia en el centro. Que vaya avanzando en su escolarización ya es todo un éxito. Si es que hay cada historia… Bastante hacen los pobres.

¾Ya, claro ¾apostillo, conciliador-. A veces, de tanto pensar en la dignidad de nuestra materia se nos olvida la de los alumnos.

¾Claro ¾concluye. 

Suena la sirena. Claroscuros de la enseñanza. Tropelía de hormonas de regreso a las aulas. 

Read Full Post »